Etiqueta: programador

Programadores tipo INTJ

Antes de nada, tengo que decir, que no creo mucho en los test de personalidad. Me parecen una forma de encasillar a la gente en base a unas preguntas predeterminadas, que en la mayoría de los casos no corresponden con la realidad mucho más compleja de una persona.

Hace poco descubrí el test de Myers & Briggs (Aunque tiene muchos años ya), que define 16 tipos de personalidades distintas. También vi que su base científica tiende a menos y nada, pero un dia me dio por hacerlo y pasar el rato.

El resultado de este test, me dio como resultado que soy de tipo INTJ (Unas siglas graciosas si pienso que soy programador de Java – int de java…). Al ver la descripción de este tipo de personalidad, me sorprendió muchísimo la precisión con la que definía mi forma de ser. Pero más sorprendente aun, es que los posibles empleos más asociados a este tipo, son los de programador.

Os dejo la descripción completa de este tipo de personalidad, y de donde ha salido.


INTJ

Racional (Prometeico, Flemático) – Coordinador – Mentelíder

• Intuición introvertida
• Pensamiento extravertido
• Sentimiento introvertido
• Sensación extravertida

Dan la impresión de tener mucha confianza y seguridad en ellos mismos, de estar muy seguros de lo que quieren y de su autodeterminación. Aunque para muchas áreas de su vida, especialmente las sentimentales, esto es justo al revés, en el plano de los conocimientos y los saberes suele ser cierto. Ahí son fuertes, tal y como aparentan, llegando a producir un efecto de arrogancia en el otro (a pesar de su mutismo y reserva frecuentes –introversión-). Saben lo que saben y también lo que no saben en las áreas de su especialización pues, para empezar, pasan mucho tiempo discerniendo sobre todo eso.

Su inspiración es lo novedoso, las posibilidades aún no desarrolladas y la fe en ellas independientemente de la opinión de los demás. Ése es un rasgo fundamental de este tipo: su independencia y librepensamiento, usados para desarrollar con parsimonia y firmeza sus teorías, principios y proyectos. Son creadores y constructores de sistemas, y los ideales que persiguen con perfeccionismo son esos sistemas óptimos de principios y hechos funcionales que expliquen y apliquen desde lo abstracto a lo concreto alguna verdad fundamental de la vida, así como los INFJ persiguen sus ideales filantrópicos y altruistas.

Desde pequeños confían en su intuición y su pensamiento para establecer su conjunto de valores y creencias, y estos datos los contrastan sin ninguna humildad con los que les quieren inculcar sus educadores mayores, padres y maestros. Discuten y defienden con lógica sus posturas, si el tema les afecta profundamente, ya en el jardín de infancia. A lo largo de toda la vida mantendrán esa seguridad en sus sistemas de pensamiento que no se arredrará ante el valor de ninguna autoridad.

Como adolescentes pasan mucho tiempo enfrascados en libros y lo normal es que sean punteros como estudiantes. Desde pronto enfocan su energía en una carrera que instigue sus aspiraciones mentales y mantienen durante toda la vida su afán de seguir aprendiendo que ningún título obtenido le satisface ni concluye. Son tan independientes del entorno que es muy normal que lleguen a los logros más elevados en sus carreras partiendo de un ambiente familiar humilde y hasta analfabeto. Por el contrario, las relaciones sociales y los divertimentos de pandilla les resultan frívolos y aburridos. Como adultos, se sentirán frustrados en cualquier actividad que sólo tenga como meta una reunión cálida y social. Siempre van a preferir el trabajo creativo a solas.

Les interesan las materias teóricas y abstractas que tengan que ver con principios universales, y estudian con ahínco y sin mermar esfuerzo cuando les dejan hacerlo creativamente. La memorización les repugna.

Sólo respetan a los profesores que son competentes en su especialidad, y prefieren que éstos sean exigentes con ellos. Si la materia les interesa pero el profesor no lo sienten a la altura, ellos mismos trazan sus propios planes de estudio. Excelentes autodidactas.

Generalmente las normas sociales y convencionales al estilo de la burocracia les impacientan y aburren, y siempre van a tender a vivir con cierta marginalidad según sus propios códigos y sistemas de valores.

A diferencia de los INTP, son planificadores a menudo tozudos y viven trazándose metas y proyectos a conseguir, que eclipsan el interés por todo lo demás en sus vidas. Son tan exigentes con la parca compañía que soportan, que el mal de la soledad no les es muy ajeno.

Se esmeran en trabajos vocacionales que les permitan esforzarse sin necesidad especial de trabajar en equipo en la consecución de sus ideales con sus estrategias enfocadas siempre al futuro. No suelen consultar a nadie. Ven claro las tendencias del porvenir implicadas en el presente de una manera que los demás no pueden, incluyendo los aspectos negativos. Son muy críticos con ellos mismos y no son buenos ni recibiendo ni otorgando alabanzas, aunque sepan reconocer el aporte de los demás y lo respeten mucho cuando es brillante.

Aunque su interés es por la visión general y abstracta, pueden tomarse mucho tiempo y energía en ser ordenados y hasta prolijos con los detalles cercanos.

Jamás esperan la opinión de los superiores para tomar decisiones y en momentos críticos asumen espontáneamente el mando.

Cuando ocupan posiciones directivas, su interés se versa en las ideas y conceptos de organización futura que quiere lograr su empresa y mucho menos en las relaciones con los empleados. La tarea se impone a las relaciones interpersonales.

Entre sus preferencias laborales están la de analista de sistemas, programador de software, científico, ingeniero, juez, catedrático, y en general toda ocupación que se preocupe del desarrollo futuro.

En el ocio y los entretenimientos suelen ser tan disciplinados y aplicados como en el trabajo. Prefieren planificar sus actividades de “relajo” también. Además, no existe una frontera clara entre un plano y otro, pues su trabajo, si es vocacional, y apenas podría soportar un INTJ que no lo fuera por mucho tiempo, es también su mejor divertimento.

En cualquiera de sus actividades, siempre van a preferir lo único, personal y singular frente a cualquier moda, hasta el punto de que si algo comienza a ser de gusto general, ellos lo acaban rechazando aunque antes haya sido de su preferencia.

En la pareja es donde los INTJ tienen su punto débil, en general como todos los NT. Sin embargo, la carencia de tacto y sociabilidad, la falta de esmero por todo lo que signifique ritual social de contacto (básico para los códigos de amor convencionales de la pareja) la pueden suplir con el puente hacia el otro que puede crear la intuición si ese otro lo perciben como parte integrante y llena de sentido de sus planes de futuro y de su visión de las cosas. Un dato curioso es que según estadística los hombre INTJ prefieren mujeres más abiertas y extravertidas que compensen su cerrazón intelectual, pero las mujeres INTJ prefieren hombres de similar tipología.

No expresan sus sentimientos. Incluso les cuesta mucho regalar si no están seguros de la utilidad, provecho y consecuencia de su regalo, pues lo que menos les interesa es el detalle en sí. Su romanticismo está basado más en ideales de funcionamiento y organización de su compromiso que en la idealización de la pasión y el contacto entre las dos personas.

Cuando se rompe la pareja se muestran hacia fuera impasibles e inexpresivos, mientras buscan la manera más lógica y sensata de salir del dolor. Pueden tardar mucho en recuperarse, y critican duramente a la pareja mientras se liberan del recuerdo.

Ejemplos: César Augusto, Aníbal Barca, Jane Austen, C. S. Lewis, Eisenhower. Ficción: Gandalf (El señor de los Anillos), Rosencrantz y Guildenstern (Hamlet), Mr. Darcy (Orgullo y Prejuicio).

La Sombra

La persecución obsesiva de su utopía de futuro puede sacarlos de la realidad. Su capacidad intuitiva de predicción y visión puede dejarlos absorbidos en el porvenir en detrimento del presente.

Pueden creer que su modo de vivir impersonal es el preferido también por los demás, y así ser muy secos en el trato con los otros, lo que conlleva aislamiento. La gente puede tomar su independencia y su seguridad lógica como arrogancia e indeferencia, y a veces es que son eso. Muchos INTJ tienden a criticar severamente a los otros cuando no se amoldan a sus principios, y si son padres, tienden a considerar que sus hijos tienen su mismo carácter y obligarlos por trayectorias que son las deseadas por los INTJ, lo sean sus vástagos o no.

En situaciones de estrés pueden obsesionarse con detalles menudos hasta el paroxismo, como venganza del inconsciente por su unilateral preocupación por sólo la visión general e impersonal del mundo.